28 nov. 2012

LO QUE NO DEJAMOS ATRAS

Hola,

el dia de hoy solamente les dejo unas cuentas lineas, colaboración de una gran amiga y que nos quiere invitar a que con sus lineas, nos enfoquemos, pensemos y sobre todo....revivamos la inquietud por un asunto que muchas veces, por ser tal sutíl y hasta suave muchas veces, no le damos la importancia que debemos, me refiero a lo que esta en EL PASADO y que NO nos atrevemos a soltar. Ojala disfruten la lectura y aun mas, puedan dejarme su opiniones.

ALFREDO MORENO
HOLISTICA Y TERAPIAS ALTERNATIVAS, S.C.


Infinidad de veces solemos cargar situaciones del pasado sobre las espaldas de nuestro presente, momentos dolorosos, o tal vez recuerdos gratos pero que al evocarlos nos deja un amargo sabor en la boca.

 
Vivimos día tras días pensando en lo que “hubiera” sucedido “si tal o cual”, soñando “cómo serían nuestras vidas si...” y repasar sobre lo que no se puede volver a reescribir sólo nos cubre de tristeza, impotencia o mal humor.

 

Intentamos a ciegas volver a empezar, pero todo es fallido. Él o ella se han ido de nuestro presente, sea por la razón que sea, pero en su partida se han llevado un trozo de nosotros. ¿Por qué no podemos olvidar? ¿Por qué seguir insistiendo en lo que no fue? ¿Por qué pensar en los ausentes amores todo el día? ¿Por qué soñar con ellos, anhelarlos, pretenderlos? ¿Por qué amargar el alma con el vacío impetuoso de un amor frustrado? ¿Por qué no olvidamos para seguir el camino? ¿Por qué?


Porque en la mayoría de los casos nuestro EGO ha salido demasiado herido, y esa  herida narcisista no deja de sangrar frente al espejo.


Porque hemos construido nuestra relación en base a expectativas y cuando la ecuación da lugar, siempre el resultado es la desdicha.


Porque hemos eternizado la relación, ignorando a sabiendas, que nada es eterno.


Porque nos martirizamos recordando sólo una parte de la historia, las mejores escenas, para seguir alimentando nuestra dolencia.


Porque en el fondo, cuando no podemos arribar al OLVIDO, no podemos ACEPTAR que el otro se haya olvidado de nosotros. No logramos entender ¿cómo ese “otro” se atrevió a olvidarse de nosotros? ¿De mí? ¿De mí que soy maravillosa, exitosa, bella o todo lo contrario? Sí, de mí.

 
Porque aún el olvido no es un borrador o una anestesia que nos apacigua; es un viento renovador de esperanzas, un pasaje a un seguir próximo, una oportunidad de aprender de lo vivido siendo lo que seamos, el otro tiene el derecho a hacer con “su sentimiento” lo que quiera. Puede apostar todo su amor al nuestro, y a mitad del juego retirarlo; con o sin explicación, con postergación o de un día para el otro.


¿Y para qué repasamos en el  álbum  de la memoria las promesas que nos hicimos en aquel amanecer? ¿Los besos de principio que tenían un sabor peculiar? ¿La calidez de los abrazos?


¿Para qué comparamos a ese gran amor trunco con los “nuevos” que quieren florecer? ¿Para qué sostener su nombre en los labios? ¿Para qué negarnos al paso del tiempo? ¿Para qué aferrarnos al pasado?


Para seguir igual, contemplando lo destruido, lo que no funcionó parados desde la queja.


Para no hacernos cargo de las rondas que nos tocan.
Para defendernos de las futuras relaciones, y proteger el corazón a regaña dientes, para creer que todo tiempo por pasado fue mejor y desde una mirada infantil desconfiar de lo que nos puede deparar la vida.


Para manipular la situación y hasta a veces obtener recompensas ocultas: “conmiseración, apapachos, atención, etc.”.


Para evitar lo que está sucediendo y no cerrar el ciclo.
Cuando el olvido no llega, simplemente es porque nos hemos empeñado en querer resistir los cambios de nuestras vidas; decidimos que nada deberá cambiar aún cuando todo sea distinto, procuramos ser indiferentes a la realidad que se nos plantea y vivir como “si nada hubiera pasado”.

 


Cuando estamos enamorados creemos que este amor es el único y el definitivo y frente a la desilusión o la ruptura, seguimos idealizando esa relación; pero sólo es eso, IDEALIZACIÓN.


Idealizar puede hacer más sublime o romántico al vínculo de pareja, pero no la vivencia como lo que es, algo real; algo que existe más allá de mí y de ti, algo que tiene vida propia, alimentado de mis temores y de los tuyos, de los sueños de ambos, de los complejos de los dos.


El amor es vida, es ahora, es presente; lejos está de ser una “bonita idea”; una estampa con dos amantes sonrientes para toda la vida y repitiendo día con día, el mismo menú: las perdices.


El olvido no es un borrador o una anestesia que nos apacigua; es un viento renovador de esperanzas, un soplo de bienaventuranza sobre las laceradas, un pasaje a un seguir próximo, una oportunidad de aprender de lo vivido.



Escrito por: Chuchi González
Coach- Escritora- Tallerista

No hay comentarios.:

Publicar un comentario